En los últimos días los diferentes grupos parlamentarios hemos sido parte de la construcción de la “Ley de Prohibición de la Minería Metálica en El Salvador”. Esta sin duda es una decisión que a todas luces vela por el bienestar de nuestros ciudadanos, del medio ambiente de nuestro país, y que nos ha permitido ver más allá de los intereses partidarios.
 
Partiendo del artículo 117 de nuestra Constitución, “es deber del Estado proteger y restaurar los recursos naturales, así como la diversidad e integridad del medio ambiente, para garantizar el desarrollo sostenible”. Ante ello y a sabiendas de que la mayor parte de la población depende del agua de las cuencas de nuestro país y que estas pudiesen verse afectadas por la minería, hemos tomado una decisión unánime.
 
También hemos escuchado las diferentes voces ciudadanas, a los diferentes líderes que abanderaron fielmente este tema, hemos escuchado a los salvadoreños más afectados, y es necesario reconocer a aquellos activistas que aún ejerciendo su libertad de expresión, entregaron hasta su vida por esta causa. Hoy nos enorgullece tomar una decisión trascendental para nuestro país a favor del bienestar de todos nosotros, quienes demostramos ser una mayoría en contra de la Minería Metálica en El Salvador.
 
Nuestro país es altamente vulnerable ante el Cambio Climático, el cual afecta en gran proporción a los hogares más desprotegidos de la región, es por ello que quiero permitirme aprovechar este espacio para enfatizar sobre el Cambio Climático, el cual está transcurriendo más rápido de lo que esperábamos; basta con dar un vistazo a nuestro entorno para poder darnos cuenta de lo palpable que verdaderamente es. Hoy no solo los salvadoreños juzgarán las decisiones que tomemos sobre el bienestar de nuestro medio ambiente, porque este es un tema que trasciende fronteras, y lo cierto es que el planeta nos pertenece a todos.
 
Algo que realmente vale la pena recalcar, es el consenso político que entre todas las partes hemos alcanzado. Hemos visto a bien incorporar un plazo de 2 años para las personas que se dedican a la minería artesanal, y que en ese lapso de tiempo pueden reconvertirse a otra actividad productiva en la cual el Estado deberá acompañarlos, fomentando así el respaldo que verdaderamente merecen estos ciudadanos. Agradezco el respaldo que obtuvo esta propuesta dentro de la comisión. Esta decisión es un reflejo del trabajo guiado por la democracia. Esto sin duda alguna debe expandirse aún más sobre las decisiones que tomamos en este pleno legislativo.
 
Finalmente quiero agradecer a todas las organizaciones que participaron activamente en la construcción de esta ley, a los miembros de la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático, y al pueblo salvadoreño por su rol participativo en este tema.
 
En nombre del grupo parlamentario de ARENA, nos mostramos satisfechos por el trabajo logrado en beneficio de todos los salvadoreños y de las siguientes generaciones. Hoy debemos darnos cuenta que es responsabilidad de cada salvadoreño cuidar nuestro medio ambiente. Y como legisladores, tomar en este pleno decisiones de nación.
 
Muchas gracias.
 
JWS
(Intervención en Pleno ante aprobación de la “Ley de Prohibición de la Minería Metálica en El Salvador”).