Ha llegado una nueva oportunidad para El Salvador. Los ciudadanos podremos volver a elegir a nuestros representantes. Ahora es el tiempo para el cambio, es nuestro tiempo. La fuerza de lo ético y de la racionalidad deben cambiar la política para tener una nueva esperanza para el país. No hay alternativa. De seguir con las mismas prácticas, de seguir sin real renovación, de seguir sin una verdadera transformación de la política, las posibilidades de salir del estancamiento donde estamos son casi nulas. Reconocemos que la apatía y el rechazo de los ciudadanos con la política y con los partidos políticos se deben en gran parte al mal accionar de los funcionarios. Es necesario que los funcionarios se conviertan en genuinos servidores públicos y que dando el ejemplo construyan confianza con los ciudadanos. Solo las acciones correctas de los funcionarios ayudarán a los ciudadanos a recuperar esa confianza.

La situación de El Salvador requiere medidas audaces. Los partidos políticos actuales están lejos de convertirse en la opción política de preferencia de la mayoría de los ciudadanos, pero todavía se está a tiempo de comenzar a tomar las decisiones en el sentido correcto. Es por ello que nos comprometemos a promover las acciones que aquí se establecen. Hemos sido los primeros en dar el ejemplo y creemos que esta es la manera de motivar a los ciudadanos a creer nuevamente en la política. Invitamos a otros políticos y candidatos, de cualquier partido político, a que se sumen a este esfuerzo y se comprometan con estas acciones.

COMPROMISOS DE CONFIANZA:

  1. Respetar los fondos públicos y no abusar de estos para compra de vehículos, viajes, viáticos, publicidad u otra prebenda que se aleje de lo correcto y lo ético.
  2. Suspender por un período moratorio de al menos 5 años los seguros privados de salud en todas las instituciones del Estado.
  3. Apoyar la Ley Especial de Financiamiento de la Educación que incrementa en 0.5 % del PIB el gasto en educación hasta cumplir con la meta de invertir el 6 % del PIB.
  4. Acompañar una política salarial que congele los incrementos salariales y las nuevas contrataciones en instituciones del Estado por un período de 3 años, a excepción de nuevas contrataciones en educación, salud y seguridad; y transparentar las compensaciones salariales de todos los funcionarios del Estado a través de la Ley de Salarios.
  5. Buscar mejorar la eficiencia y eficacia del sistema de Salud, por medio de la inversión y el cumplimiento adecuado de abastecimiento de medicamentos y vacunas.
  6. Promover un acuerdo fiscal que controle el crecimiento desmedido del gasto público, que elimine impuestos con baja recaudación y que garantice una carga tributaria adecuada para los servicios que los ciudadanos requieren.
  7. Velar por la sostenibilidad de nuestro país en materia medio ambiental, impulsando y ejecutando políticas públicas a favor de la protección de los recursos naturales y la calidad de vida.
  8. Impulsar por medio de una ley especial la regulación de los períodos de servicio de alcaldes y diputados. Para diputado se podrá servir un máximo de tres períodos consecutivos y para Concejos Municipales cinco períodos consecutivos.
  9. Apoyar reformas al reglamento interior de la Asamblea Legislativa para las elecciones de segundo grado de funcionarios, para que estas dejen de ser repartos partidarios y que sean las personas más aptas y capaces las que lleguen a fungir dentro de estos cargos.
  10. Garantizar que el uso de los fondos reservados de la Presidencia sirva ÚNICA y EXCLUSIVAMENTE para cubrir necesidades de inteligencia y de seguridad del Estado.

Los auditores de estos compromisos de confianza seremos los ciudadanos, observaremos con detenimiento y seremos los jueces de quiénes asuman y no asuman dichos compromisos. Este manifiesto reafirma que el poder está en manos de la ciudadanía.

Descargar hoja para suscribirse a los Compromisos